Salte la navegación

hoy me he comprado un GPS. Al final parece que nos animamos a irnos a Venecia en la primera de Julio. Para ello es necesario poder conducir sin perdernos por Francia y por Italia.

 

Hace dos días una compañera me dejó uno y tras probarlo hemos comprado otro de 229 euros en Media Mark. Lo he estado probando toda la tarde. Ahora precisamente estoy instalando el CD que trae para conectarlo al ordenador.

Es posible que lo pasemos muy bien en nuestro viaje solitario my wife y yo. Elena se va a Londres el 29 con mi hermano.

Anuncios

Mi hija, a quien a partir de ahora llamaré Elena, tiene un orzuelo. Fui con ella al médico una tarde de estas y a partir de entonces se echa unos gotas (antibióticos) tres veces al día. Lo que quería contaros es que he leído en Internet (¡dios mío, qué disparate es tomar a la red, así en bloque, como una autoridad!) que los orzuelos aparecen en momentos en que bajan las defensas, y una posible causa es el estrés. Lo digo porque mi niña dice que está muy estresada por lo de los exámenes de fin de curso y yo no la veo muy estresada, pero ella lo repite y quizá sea verdad.

 

También el castigo del concierto y las tensiones pueden ser causa del estrés.

 

Yo todavía tengo en el labio la marca de una calentura que me salió la semana pasada. Parece que también salen aprovechando esas situaciones de debilidad. Aunque en mi caso creo que la causa pudo estar en la evaluación de los de 2º. Por fin ya ha pasado y el curso va cuesta abajo. Doy 7 clases menos, los tres primeros días de la semana siguiente voy a selectividad con los alumnos de segundo, como Vocal de Centro y me quito la carga de las clases aunque tenga que ir mañana y tarde. Es muy relajado, te puedes llevar exámenes para corregir, o algo para leer y ves chicas jóvenes, algunas realmente guapas.

 

Ay, la mujeres.

Ahora estoy muy feliz porque se acaba el curso. He terminado con los de 2º y me he quitado 7 clases, (sólo este curso tantas) con lo cual las tres semanas que quedan son más llevaderas. el lunes, martes y miércoles, 11,12 y 13, voy a Selectividad con los alumnos como vocal de centro. Esto está ya vencido y da gusto. Nos hemos comprado una caravana de esas que remolcan los coches y a lo mejor no vamos la primera quincena mi mujer y yo por ahí, (se piensa en Italia pero quizá acabemos en Cadiz) mientras my daugther se va a Londres con mi hermano médico que está pasando allí el curso con toda su familia.

 

Lo de leer el fotolog de mi hija y enterarme de lo que hace va a ser imposible. mete unas bolas horrorosas. el otro dia contaba que se había pasado la noche con las amigas y que habían acabado dormidas en una plaza a las seis de la mañana como las yonquis. ¡Pero si llegó a las 10 a casa y se acostó a las 12, que yo la vi!

Mi hija tiene una imaginación desbordante y supongo que quiere hacerse la mayor frente a otros amigos (que saben poco de su vida) porque sino no se explica.

Otra tade anterior, que la pasó con su madre y conmigo porque estaba castigada, la relata como que estuvo con dos amigos que al final se tuvieron que ir al concierto de Extremo duro. ¿Pero mi hija se sueña?

En las relaciones con mi hija me va a ser de gran ayuda el hecho de que ella tiene un fotolog. No sé si sabe que yo lo miro. LA dirección se queda en el desplegable del explorer y luego yo lo miro. Es una especie de diario dirigido a los amigos. Pone una foto, que puede ser suya o cogida de cualquier sitio y escribe un texto con esa extrañas grafías que usan los jóvenes.

Hace poco hacía referencia al castigo. Puso una foto suya entre barrotes. Curioso y expresivo. Luego, al día siguiente de quedarse sin el concierto, es decir ayer, escribió otra entrada diciendo que las cosas hay que tomarselas bien porque no sirve de nada amargarse. Me parece estupendo.

Hoy hemos dejado salir a mi hija hasta las 11:30. Era algo excepcional. Nunca llega más tarde de las 10.

 

Iba con otra amiga. Se supone que la acompañaba al sitio donde sus padres la recogían y volvía a casa.

 

A las doce menos veinte he llamado a la amiga porque ella no me cogía el teléfono. Me ha dicho que ella ya estaba en casa y se extrañó que María no hubiera llegado. Su madre y yo hemos salido a buscarla a la calle. Su madre por un lado y yo por otro, cada uno con su móvil, a ver si la veíamos llegar. Sinceramente, aunque me he puesto nervioso, no pensaba que le pasara nada pero la imaginación es libre y a veces se me ocurrían otras posibilidades.

 

En realidad ya nos tiene acostumbrados a no llegar a la hora que le decimos. Siempre se tiene que retrasar un poco, pero hoy el primer día que salía un rato después de las 10 no creí que llegaría tan tarde. Ya ha tenido castigos fuertes por ese motivo. ¿No sabe calcular? ¿No es consciente de que los tres cuartos de hora que ha llegado tarde le van a costar un montón de días sin salir y cuando salga va a tener que volver a las 9:30? ¿No se le ocurría que llegar tarde podía suponerle quedarse sin el concierto de Extremoduro, su primer concierto, al que iba a ir dentro de una semana?

 

Su madre y yo nos hemos dado un disgusto tremendo.

 

………………………..

 

Han pasado los días y mi hija ha comenzado a pelear para conseguir ir al concierto. De ningún modo iba a ceder. Pero ha sido una batalla larga. Se pone a argumentar, me explica que para ella ese día significa mucho, que la castigue con otra cosa, y un largo et cetera. Cuando contraargumento no se rinde, es tenaz, sigue y sigue y sigue. El mayor es menos batallador. Le digo que el concierto no es negociable, que ese es el castigo principal. Pero por su conducta no parece que se lo termine de creer. Después de un rato largo llora y llora resignada, dice que no tiene ilusión por nada en la vida, que antes vivía con la esperanza del concierto, que se está matando a estudiar (cosa que es una verdad muy relativa) y que ya nada la anima a vivir. Aguanto el tirón aunque casi me dan ganas de llorar a mi, y así se lo digo. Por fin, parece que se resigna.

 

Pese a todo ha conseguido algo. Ha hecho patente que quedarse sin el concierto ha sido algo durísimo. Ha concentrado el castigo en el concierto, en principio la sanción era mucho mayor, suponía no conectarse a Internet, no salir ningún fin de semana… el concierto era sólo una cosa más.

 

En fin, tiene su dificultad esto de tener una hija adolescente.